Hoy me he despertado con ganas de estar en otro sitio, y en otro mes. Supongo que esto nos pasa a todos, por lo menos a mí me pasa a menudo, y me gusta regodearme en el tema, que haría hoy si estuviera en…Menorca y si fuera Mayo. Pues esto es lo que os quiero contar, qué haría hoy si estuviera en Mayo y en Menorca.

Nota para los puristas: Conozco las dimensiones de la isla, sé que la ruta en cuanto a kilómetros no tiene ningún sentido, pero es un sueño y me teletransporto donde quiero.

Me despertaría a las 10, tranquilamente, y me iría a desayunar al Bar Imperi, en Ciudadela. Sentada en su terraza con la prensa del día me tomaría un zumo con un “llonguet de Coixot amb formatge”, un panecillo delicioso con un fiambre y un queso típico de allí para coger fuerzas hasta la hora de comer. Vería a la gente que pasa por la plaza, sin dejar de respirar la brisa de ese mar que me gusta tanto.

Sin pensar mucho dónde ir, me iría a caminar disfrutando del Camí de Cavalls. Es un camino que es Patrimonio histórico de la isla, son 185 km, que se pueden recorrer a pie, en bici o a caballo. A mí me encanta, porque tiene unas vistas maravillosas y a los que nos gusta caminar, sin prisa, esto nos aporta un montón de sensaciones.

Llegaría a Es Talaier, una pequeña cala, de arena blanca y mar turquesa. Lo primero que haría sería cogerme las gafas e irme a bucear un rato. Es lo bueno que tiene el Mediterráneo, que en sus aguas templadas te puedes quedar dentro del agua hasta que quieras. Yo soy muy friolera y aunque me encantan los paisajes que nos regalan otros mares u  océanos, bañarme, a gusto, me baño en aguas templadas e incluso calientes, me encanta.

Después me dormiría una buena siesta a deshoras, que para eso estoy en mi sueño.

Cuando me despierte, me comeré una fruta y me iré a ver a mi amiga Helena. He quedado con ella para ir a la Nave OMNI, que es un colectivo artístico que han formado en una antigua estación de autobuses en Es Castell y tengo muchas ganas de conocerlo. Es un sitio alucinante, hay chicos pintando y un gran ambiente. Terminamos viendo los cuadros de una chica, a modo exposición privada…pelos de punta.

Helena y yo nos vamos a “Hola Ola”, a ver atardecer, un sitio súper agradable en Cala Blanca, Ciutadella. Normalmente tienen proyecciones, cine de verano, conciertos etc.

Vemos atardecer, nos reímos mucho de todo lo que no tiene sentido y disfrutamos sin decirnos nada, del sitio tan maravillosamente increíble en el que estamos.

Me despido de ella, y me voy a cenar sola a Ca na Pilar (Migjorn), me encanta este lugar. Aquí se comen sabores Baleares cocinados despacio y con cariño por Victor Lidón. Me como un canelón de escalibada y un pescado de Lonja, con una buena copa de vino y me voy a dormir.
lunch
Y así acaba mi sueño. Otro día en mi sueño, me cogeré un barco con patrón para visitar calas inalcanzables, iré a ver otras playas, comeré en otros sitios…pero por hoy es suficiente, para estar un día de Mayo en Menorca.